Mirada Curiosa

CARTA PARA LA ANSIEDAD CUANDO VUELVE DESPUÉS DE UN TIEMPO.

COMPARTIR

«Hola ansiedad, hola síntomas molestos que me asustan y hacen tambalear la confianza en mí. 
 
Llevamos muchos años juntas, ya no recuerdo cuanto… Hemos pasado por muchas etapas, rechazo, lucha, más lucha, sufrimiento y, finalmente, comprensión y aceptación.
 
A pesar de ello, a veces vienes, apareces sin más, como de la nada… ¿Realmente es así? ¿Apareces sin motivo?
 
En el trabajo terapéutico que he realizado para entenderte, he aprendido que, cuando vienes, siempre hay un motivo.
 
¿Sabes de lo que me he dado cuenta? Que a veces apareces para protegerme.
 
Te disfrazas de esos síntomas tan dolorosos y aterradores: pensamientos intrusivos, palpitaciones, agitación… para evitar que me enfrente a emociones difíciles. 
 
Tal vez esto funcionó en el pasado, tal vez… Pero yo ya no soy esa persona.
 
Compañera ansiedad, ya no necesito que me protejas del miedo, o de la tristeza. He aprendido, me he conocido y tengo otras maneras de mirarme de frente, de entender que no pasa nada por estar triste, que tengo derecho a vivir todos mis estados emocionales con paz y serenidad.
 
La soledad y la tristeza ya no me asustan. No hace falta que vengas, todo está bien. Soy capaz de transitar esos estados sin ahogarme en ellos.
 
Además, he llegado al punto de ser capaz de aprender de cada una de mis emociones y de vivir en paz en soledad. Ya sé hacerlo, no necesito que aparezcas.
 
Gracias por hacer que mire dentro, que baje las revoluciones de mi vida y sea más consciente de mis necesidades.
Gracias, pero puedes marcharte y dejar que viva mi vida en paz y serenidad».
 

Atentamente:

 

La mujer en quien me he convertido a base de mi esfuerzo y fortaleza.


COMPARTIR

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×